Me gustas

Me gustas. Mucho. Muchísimo. Sin filtros. Incluso en baja resolución. Por como haces que brille el mundo a tu lado. Por la magia que desprendes. Por todas esas ganas que les contagias a los demás.

Me gustas. Sin más. Porque sí. Por tu simpleza. Por esa naturalidad que te hace tan común. Por esa sensillez que te hace inmensamente extraordinario.

Me gustas. Demasiado. Por hacerlo fácil. Por hacerlo. Por atreverte. Por no tener miedo. Por ser valiente. Por anteponer lo que quieres a lo que quieren. Por lo bien que lo haces. Por todo.

Me gustas. Sin vergüenza. Sin tonterías. Sin medias tintas. A lo tonto. A lo bonito. A lo real. A lo nuestro. A todas. Así. Tal cual. Como eres. Ni más ni menos.

Me gustas. Como persona. Como amigo. Como algo más. Como todo. Como nada. Como lo que surja. Como lo que tenga que ser, será.

Me gustas. Tanto. Como para no permitirme perderte. Como para poder solucionarlo todo a besos. Como para llorar riendo. Como para morirnos de la risa.

Me gustas. No lo puedo evitar. Ni quiero. ¿para qué? Quiero gritarlo. Lo necesito. Quiero hacerte partícipe. Compartirlo contigo. Conjugarlo en primera persona del plural. Y gritar juntos: nos gustamos.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Sitios que pertenecen a personas

Sitios. Lugares. Países. Ciudades. Pequeños pueblos. Rincones escondidos. Cualquier parte del mundo en la que estemos queda impregnada de esa esencia que dejamos.

Todos los lugares en los que has estado llevan nombres de personas escritos en el pie de página. Así es. Hay personas que te recuerdan a sitios y sitios que huelen a esas personas.

Cuesta encontrar lugares sin recuerdos. Aunque sea nunca hayas estado allí. Aunque sea la primera vez que te encuentras en tal sitio. Siempre hay conexión con otros lugares visitados.

Cualquier mar seguirá ligado a ese alguien con quien solias nadar. Cualquier cielo te recordará a las noches de estrellas que pasásteis. Cualquier pequeño detalle te llevará de vuelta a esos recuerdos escondidos en tu memoria.

Y es que hay sitios que siempre llevan la misma firma. Aunque vayas cambiando de compañía, siempre predomina un nombre por encima de los demás. Hay uno que dejó huella y no se va. Uno que se apodera de ese lugar, consiguiendo que lo recuerdes cada vez que vayas. Haciéndolo suyo. Vuestro.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Besos al cielo

Hay personas que no se pueden olvidar por todo lo significaron. Por todo lo que te hicieron vivir. Por todas esas risas contagiosas. Por todo lo compartido. Por todo lo que llegasteis a ser.

Hay personas que dejan huella. Una tan profunda que icluso cuando se van esta perdura. Pasan los años y no se puede borrar.

Hay personas que se van antes de tiempo. Nos las arrebatan sin, tan siquiera, dejarnos despedir. Nos las quitan sin permiso alguno. Nos impiden seguir disfrutando de ellas. Nos obligan a echarlas de menos.

Y es que es eso consiste echar de menos. En anelar eso que un día tuviste. En recordar eso que un día te hizo feliz. En querer recuperar momentos que un día echaste de más.

Y yo, hoy, echo de menos muchas cosas. Y a personas. Sobretodo, a personas. Echo de menos a esas que se han ido distanciando por motivos x.

Aunque echo mucho más de menos a esas que se fueron para siempre. A esas que sé que no volverán. Así que hoy va por ellas. Por todas esas personas que nos marcaron y se fueron así sin más.

Por eso hoy, mando besos al cielo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Lo que tenga que venir, vendrá

Últimamente, he descubierto que la peor sensación del mundo es mantenerte a la espera. No saber que va a pasar. Estar pendiente de notícias que pueden cambiarte la vida. Tanto para bien como para mal.

He descubierto, también, que imaginar es peor que saber. Aunque cuando sabes según que, preferirías haberte quedado imaginando.

El futuro resulta tan incierto que no hay que querer anticiparlo. Hay que dejar que venga poco a poco. Que cada cosa llegue a su debido momento.

No sé que vendrá, ni como lo afrontaremos. Lo que si sé, es que hoy no voy a anticiparme al mañana. No voy a llorar mientras no sea necesario. Voy a aprovechar para reir mientras pueda. Que si mañana nos quitan esos ratos, como mínimo, podremos recordarlos.

Lo que tenga que venir, siempre vendrá. No nos vamos a escapar de lo que nos depara el futuro. No se puede correr en contra del tiempo. Así que lo único que nos queda es prepararnos para lo que venga. Sin anticiparnos. Pero, sí, siendo conscientes de lo que esta por venir. Barajando todas las opciones y valorando, como estas nos van a afectar.

Porque sí. Porque todo nos afecta. Más o menos. Mejor o peor. Pero todo provoca una reacción en nosotros. Y quien diga lo contrario, miente.

Así que venga lo que venga, vamos a prepararnos. Porque eso es el futuro. Todo eso que está por venir.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Es mi culpa

Es mi culpa. Lo sé. Me enamoré a ciegas. Te quise sin saber si era correspondido. Me arriesgué a jugar un juego sin el manual de instrucciones, sabiendo que tenía las mismas opciones de ganar que de perder.

Es mi culpa. Que se haya terminado. Que haya muerto todo lo que un día estaba repleto de vida. Eso que pretendíamos no dejar de vivir nunca. Juntos.

Es mi culpa. La distancia que existe entre los dos. La que se creó sin tan siquiera separarnos. Los miles de km que se han interpuesto entre tú y yo.

Es mi culpa. Todos los silencios innecesarios. Las discusiones terminadas en dramas. Las palabras de más. Todo lo que debimos callar y eso que no supimos retener.

Es mi culpa. Creer en todo lo que habríamos llegado a ser. Conjugar en futuro un condicional estancado. Ilusionarme por un para siempre con fin.

Yo prometo no quitarme mi parte de culpa si tú asumes la tuya. Porque sí. Es mi culpa.

Pero, recuerda que, también es la tuya.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Hay personas

Hay personas que son mágia. Sin trucos y sin trampas. Espectáculo puro. Del de verdad. Del que consigue dejarte sin palabras. Con la boca abierta.

Hay personas con las que apetece perderse. Así, sin más. Sin ningún tipo de miedo. Porque sabes que por muy perdido que te encuentres, con ellas siempre encontrarás el camino de vuelta.

Hay personas que dan todo a cambio de nada. Sin intereses. Porque sí. Porque quieren. Porque les gustas. Porque contigo se sienten tan bien, que no tienen miedo a salir de su zona de comfort. Pueden desnudarse y entregarse con tal facilidad, que simplemente lo hacen.

Hay personas sin límites. Sin barreras. Sin prejuicios. Sin estupideces. Sin importar el que dirán. Ni el que vendrá.

Hay personas que, sencillamente, son. Existen. Están aquí. Se hacen notar. Se hacen ver. Saben como hacerlo. Están vivas y lo disfrutan. Contigo. Conmigo. Con todos.

Y entre tanta gente, hace falta encontrar a esas personas.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Prometo

Prometo levantarme cada vez que me caiga.

Prometo dejarme llevar.

Prometo sonreir cada vez que me mire en un espejo.

Prometo confiar en los demás.

Prometo buscar el lado bueno de las cosas aunque cueste de encontrar.

Prometo dejar de juzgar sin conocer.

Prometo no aceptar que me menosprecien.

Prometo quererme más y mejor.

Prometo despeinarme sin que me importe el que dirán.

Prometo dejar de quejarme sin motivo.

Prometo tratar a los míos mejor que al resto.

Prometo no dejar de sentir.

Prometo expresar mis sentimientos en cada momento.

Prometo dudar de todo.

Prometo callarme cuando no tengo nada que decir.

Prometo aceptar críticas.

Prometo no dejar que mi felicidad dependa de nadie.

Prometo no dejarme influenciar.

Prometo valorar todo lo que la vida me de.

Prometo seguir soñando sin límites.

Prometo hacer el amor hasta cuando no me apetezca.

Prometo enamorarme mil veces más.

Prometo luchar para alcanzar todas mis metas.

Prometo cumplir mis promesas.

Prometo dejar de dar explicaciones innecesarias.

Prometo no dejar nada para mañana.

Prometo seguir adelante aún cuando no vea el camino.

Prometo dejarme de palabras y actuar.

Prometo no quedarme indiferente ante las injusticias.

Prometo dejar de pelear sin necesidad.

Prometo aprender de mis errores y rectificarlos.

Prometo tener miedos.

Prometo pedir perdón cada vez que me equivoque.

Prometo no mentir.

Prometo equivocarme muchísimas veces.

Prometo no arrepentirme de nada.

Prometo llorar de tanto reír y reír de tanto llorar.

Prometo mimarme mucho.

Prometo empezar hoy mismo y dejar de prometer.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario